Siempre creí que yo partiría primero,

Pero la vida dio  amargas sorpresas

Para prepararnos en el  silencio.

los días normales se han vuelto  turbulencias,

el llanto va en declive por donde andabas,

voy  labrando los días de los recuerdos

de aquellas horas cuando de niña

llenabas la casa de sonrisas y palabras.

Así te quiero guardar en mi comarca,

Así te quiero llevar entre mi barca que naufraga

Ahora ya con la brújula fragmentada,

Con el viento que hiela el corazón y el alma.

Cada día que pasa entre los dos

Se ha vuelto una despedida,

Con un adiós que atrás respira.

ingrato es este  destino

Que no ha querido que sea yo la que marcha,

Y me quita lo más preciado de este mar,

Tu barca y todos estos años  maravillosos que empapan.

Mi viejo, a veces viene  el agua

Y golpea  mis ojos como  grandes ventanas

Presintiendo tu partida que desborda mi alma,

Con acento de ausencia que no se marcha.

MINOSKAV

BARQUERO_REMANDO_3

Anuncios