Me salpicas con espumas inundadas de misterios

de otros tiempos y distancias,

con lamentos de promesas

que perdieron sus palabras.

 

A veces me respondes…

Pero de continuo callas

y resbalas en las arenas de mi playa

que esperan impacientes

tus respuestas  a desvanecer como el agua.

 

En el mágico intervalo de minutos

en que el día se viste con el negro hondo de la noche,

eres mi  territorialidad   y sueño.

Pero  llega el amanecer y retornas  en tus búsquedas cotidianas

en otros  rostros que atrapan tus miradas.

 

Y aunque a veces estoy a punto de creerte

Es mejor recordar lo que dice tu  presente:

 tus mares son de varias corrientes

Y en la magia de tus aguas hay secretos

que  aunque  busques  ocultar

 no se pierden y mientes.

 

Lo supe al  navegar  entre tus mares

Con la  materialidad de palabras

Bajo otras formas, recibiendo con sorpresa

las promesas que  a mí   también destinabas.

 

Acércate  otra vez para salpicarme de ilusiones

Que resbalan ahora entre mis ojos,

 Dejas de ser hoy  ese sueño que añoro,

y ese cómplice que busque, que miente sin decoro.

MINOSKAV

 

Anuncios