Las calles, los ruidos,

La vida… el mundo tapizado de formas,

Las marchas continuas atrapadas por los relojes.

Mañanas, tardes, noches, madrugadas

Humedecen las únicas palabras

Que ahora parecen logias calladas.

 

Tu pensar, el sentir busca asilo en mi garganta,

Los deseos sedientos de la realidad

Bailan conmigo…

Con manos para decir nunca,

Con labios  en los que ya no bailan sonrisas,

Con gestos que culpan a la noche

Y que seducen todo el día.

 

Estaciones, lluvias, inviernos

Agonía de primaveras,

Obligan a contemplar

cada uno de  sus   nombres :

ayeres, pasados y devenires

con presente de abriles…

 

Otra vez tú  apareces Y no escapas ,

mis brazos insisten en abrazarte,

y las ideas han borrado el demasiado tarde.

Me quedo dispuesta a la espera,

El viento y la lluvia entonces se confabularán,

Me borrarán como a un fuego,

como a un poema  escrito en un muro…

y así probablemente partirá

esta ausencia que te bebe.

Es el instante de poner cerrojo a los labios
para no oír  gritar más a este,   mi sueño.

MINOSKAV

Anuncios