Hoy estuve leyendo con la mirada,

que habilita nuestras percepciones,

Y reflexiones encontradas.

 

Aparece un espejo que refleja tú alma,

Que invita a descubrirte en un eco de  palabras.

En las muchas idas y venidas de tus calles

Imaginé  te acordarás que te anduve

con deseos de sentirte y entregarte mi alma,

deseando que   mires y  escuches

lo que el corazón clamaba.

Ahora  se va apagando lentamente tu llama,

Esa que aún se asomaba ante   paisajes celestes

y se apropiaba  de  mi mente, palabras y deseos silentes.

Entonces en medio de esa lectura percibo

que ha cesado el anhelo de llamarte Mío,

todos los sentidos han  preparando el camino

Para un adiós repentino.

Ahora  sé que  es posible que el amor

renazca   en un nuevo día,

hacia  otras  rutas de   un abrazo perfecto,

de conjugaciones de versos y  sortilegios de besos;

hacia nuevos senderos que ahora en tí espero.

 MINOSKAV

 

Anuncios