Caminar… el silencio la noche derrama,
extraños sentimientos me acompañan
en la vulnerable espera donde extraño tu ser.
De pronto, te observe y el tormento escapa.

Culpable es tu voz de fortalecer mis delirios
y responsable es tu mirada de cada latido.
El miedo acaricia mi pecho enardecido,
mientras mi alma se embriaga de tus sentidos.
Atrapada estoy en tu esclavizadora ternura,
Contigo se marchan lentamente mi razón y cordura

El deseo vuelve a ser un sendero poseído,
la vida vuelve a rectificar sabiamente sentimientos dormidos
 renace el ensueño en el que te creía perdido

 otra vez el amar enseña muchos caminos.

                                                                                                                                    MINOSKAV

Anuncios