En la memoria llueve,

Y el agua deslíe la conciencia,

las gotas copiosas una a una

empapan  las imágenes,

y se  agitan tus reflejos.

 

La lluvia toca el mundo que persigo

con esas manos ciegas,

el recuerdo me empapa… llegas.

 

¿en qué océano  se perdieron tus  palabras?

Las imagino  en continuidad

Para que me sigan sosteniendo

con esta sensibilidad que ignoras.


Hoy quiero  ser como el agua que corre,

como un es espacio  blanco.

Pero tu  recorrido sigue

sobre este  corazón y sobre el techo, 
Y cruza lluvias de hace mucho tiempo:
la que al final mojó tu cara triste,
la que alegró el primer abrazo nuestro,
la que llovió sin conocernos, antes.

Llueve…

MINOSKAV

 

Anuncios