En espera que un día lleguen

  las palabras que me debes

 sigo  gritando entre versos

 para  llamar tu atención,

Sigo soñando con tus ajenos rumbos

en medio de indiferencias,

 abandonos o desamor.

Ilógico que tu indiferencia también me inspire,

patético que este sentimiento no expire,

Indeleble el recuerdo que me sigue.

¿No me hablas? Y sin embargo

 te espero en tu  silencio;

¿Te confundes?  …

Mientras hablo, con mis ansias  te llamo.

Y entre segundos de no comprenderte,

acaricio mi deseo de esconderme.

Entre rutinas mis ojos fijos esperan

que  tu nombre y  figura esquiva vuelvan,

quizá  sigo pensando erróneamente

que   me extrañas un poco,

y que  tal vez me recuerdas de algún modo.

Sólo espero que en las muchas idas

 y venidas de estas calles

tengas presente que tu nombre

 no me es anónimo,  pero sí ajeno

aunque sigue siendo dueño de muchas emociones

 que se colman entre versos.

MINOSKAV

Anuncios