Cuando las hojas hayan caído de los árboles,

Cuando el día fallezca y se asomen los atardeceres,

Cuando estés deambulando por las calles,

Cuando tu mente deje de lado la rutina…recuérdame.

Creo que no es mucho lo que pido,

Tampoco demasiado lo que  espero.

Pensaba que estabas en mi destino

Pero  trazaste ya un distinto camino.

Recuérdame cuando vuelvas a esos lugares

que quizá caminamos juntos en palabras,

Cuando asomen en la ventana

algunas canciones que me gustaban,

cuando  el viento te bese en las mañanas.

Recuérdame,  Cuando tus ojos pasen

entre las imágenes que dejamos

cuando retomes las letras

que para ti he trazado.

Recuérdame… no es mucho lo que pido

Tampoco es poco lo que escribo

Siempre para tu ausencia… olvido.

Recuérdame, cuando por algún lugar

Se cuelen en las fisuras  mis nombres,

Cuando algún conocido me nombre.

Sólo recuérdame… siendo luz

palabra, verso, verbo sin tiempo,

Trazo, trama, aventura, silencio

Libertad y miedo, ternura.

Recuérdame así para siempre

En el presente, en el   hoy,

para el ahora, en  el pasado

y fundamentalmente entre tus historias.

MINOSKAV

 

 

Anuncios