Han pasado muchas lunas  y demasiados vientos,

He visto muchos caminos y vislumbrado sus abismos,

 Pero aun así, te sigo…  Construyo infinitas rutas,  en busca de tus paisajes,

ahogando muchas voces para darte forma en ecos.

 Sólo en tu voz ahora me encuentro;  en el recuerdo de tus ojos habito

 y desde ellos doy lugar al sitio donde quiero estar.

Ya no hay otro camino,  está eros en mis sentidos,

Venciendo mi razón . Ha seducido a la sensibilidad ,

Que conquistó mi liricidad  y exhorta más la creatividad.

  Tú, estás más allá de estas  palabras,  en las cuales para ti existo 

 Y desde donde te me niegas.

 Amigo, que extraño es nombrarte así,  no te busco ya con ese cariño filial

 sino con los infinitivos verbos:  extrañar, desear, amar, añorar,

 sin frenos de pasión.  Pero desde tu locus de enunciación

esas palabras aniquilan otra: ilusión.

Amigo de fronteras,  eres dueño de mis sueños ,

sigues siendo llama de una hoguera, el  fuego que aún se queda.

 He tratado de huir de ti , para esconderme más de mí.

 Te busco entre las canciones, entre autores y poetas,

 en los encuentros de mis letras 

donde naces y para mi tienes existir.

 Pero sé que cada una de estas líneas

 no tendrá lugar entre tus surcos.

 Se irán cayendo cada noche,  Una noche como esta,

 en la que el frio hiela el alba,  como tu alma de escarcha.

Cada letra esta profetizando tu marcha,

 se irá desvaneciendo ante tus ojos,

 Como esas gotas de agua que veo tras la ventana

Y no cesan de caer. 

 Minoskav

Anuncios