Como desearía que estés aquí,
Silencioso como tú lo eres,
enigmático y locuaz cuando quieres
dejarme probar tu sensibilidad
en la que de algún modo deseo estar.

En medio de un repaso de historias
Emerges desde una ausencia evocadora,
Es mi mente a quien tu nombre provoca
Y la que da permiso para que seas
una idea con forma.

Puedes ser en ella eso que llaman recuerdo,
Que se mantiene vivo como el primer respiro de la mañana,
Entre millares de nubes, riscos y montañas.

Llegaste a ser su huésped sin fecha exacta,
sin apuro, entre los laberintos del destino
Donde fijaste muchas huellas y codiciados caminos.

Pero ahora en estas, nuestras rutas ya no te observo,
Y por eso emergen aún más todos estos versos
para sentir un poco tu compañía
retornando así a lo que fueron otros días.

Pasan entre letras las noches, también los días.
Las seducciones del olvido,
Ante lo fugaz de lo vivido.
Pero esta mente inquieta
te mantiene despierto, muy vivo.

Aún recuerda que podemos ser los de ayer,
para seguir interrogando a muchas lunas.
Bastará que nos despojemos de vanidades
Y dejemos atrás el orgullo
para dar retorno a nuestra locura.

MINOSKAV

Anuncios