NADA

unos pocos  minutos

y también unas horas…

en algún sitio real

alucinaba tu  mismidad,

al final, encontrar.

 

Llegaban mis sueños

A visitar tus libros y

Algo que invitara a  seguir,

Cuentos que no eran para dormir

Pero sí para citar… sin final.

 

Despertaba  a la vida   por esos  días

cuando caminabas para mí   en la noche

y en silencio, tras tu ausencia  repetía tu nombre.

 

para ti la luna, para mi tu voz

en esas lunas compañeras del final

no hay nada más,  abismos y oscuridad

¡¡Déjame  otra vez entrar¡¡

Rescatarte con mi voz.

 MINOSKAV

 

Anuncios