RAICES

 

 

 

Estancia mágica de la tierra,

mundo de otras entidades

donde aún serpentean las sonatas

 de un tiempo ya en marcha,

 

Tras  el nombrar de las cosas

que repartieron los dioses al mundo

 Ante el bautizo de  esas sendas, se levantan

 las palabras que resquebrajan

 fronteras sepultadas

por las raíces  no conquistadas

ayer en su grandeza,

por la torpeza de coronas

que dieron inicio

al desencadenamiento de tumbas

de otros héroes de sangre

presentes ayer, constantes ahora

 

 sentenciando  algún día

que el hombre añoraría

el sentido de la tierra

queriendo sorber de su mística,

de sus vinos, de todo

el pensamiento amerindio,

 para dar latencia a esas preciadas vivencias,

hoy calladas  ante  funerales de las armas

en presencia constante en todos los lugares

que desarraigan la identidad,    

 tras el vuelo de  la memoria

de la cultura indoamericana.

 

MINOSKAV

 

 

 

Anuncios