DESVANECER ENTRE EL CONCIERTO DE INVIERNOS

 

 

PARA EL MAYOR IMPOSIBLE

 

Es la época de transportarse de aquí hacia allá, para más tarde volver a pensar en saltar de aquí a la filosa y vieja taza de porcelana, participando de las comedias de los abriles se retorna a la danza y la constancia del  trasegar humano, de  esas experiencias, sólo algunas se volverán olvido …

 

Ella,  se esfuerza en  otra ciudad que  ya no  habita, en apartar la legión de imágenes que se posesionan de su efímero pensamiento  entre recuerdos,  olores e incluso en dietas de las cuales nadie fue testigo, abstinencias de postura existencial: se adapta a estar sola, pero no a sentirse sola . Entre los tiempos que ella vive conjuga calma con todos los adverbios posibles para no llorar, gritar y llamar a todo ser que quiere sentirse solo y estar solo _ ¿lo estas?_

 

En alguna ocasión, al comenzar la algarabía de septiembre empieza a volver su  recuerdo, se envuelve entre palabras y deseos que  no quieren escapar de su mentalidad muy racional, la cual no se mantiene  ya  envuelta en paradigmas de respuestas,  porque él, es sólo silencio y se transforma para ella en luz.

 

 Ahora ella se mezcla en la ciudad, se esfuma durante todas las tardes para procurar conseguir desprenderse de todas las fuerzas que agotaron su existencia ¡Antes de que amanezca! …pero el eco de su voz retumbando entre esas inmensas montañas permanece como el GRAN CONCIERTO DE INVIERNOS y todas las fortunas  y cantidad de respuestas que le había dejado el proceso de colonización mental de la cual ha sido objeto, ante este estado que atraviesa,  no le sirven de nada;  porque ahora todo acto, hecho o palabra lo quiere volver símbolo y el comercio racional en el cual se mueve no deja que encuentre las voces  y defina su deseo que es irracional, este hecho genera en ella un endulzamiento con pálidas gotas saladas que brotan de su pecho ( ¡ella te extraña o te extraño¡ ).

 

Algún día en particular rompió todas las gotas que pudo, pero según parece  se choco con el frío pavimento por pedir señales a una presencia no muy conocida (imaginada – imaginaria talvez, para ella… real), pasan así sus tardes,  entre murmullos del tiempo, entre gotas de agua que van acariciando su rostro… mientras fabrica con imaginación  gestos  con  el lenguaje  que alberga su cabeza para ese caballero de la noche.

 

En horas nocturnas después de sentir su salada garganta de tanto hablar y  recordar formulas y formas de las ciencias,  se entrega a ese idilio del recuerdo  que genera su afecto… dando todo por nada ¿así te comportarías vos ¿?

 

 

Las  metáforas llegan tarde. Ahora él  la analiza  como  un collage de discursos, de ídolos con ídolas… talvez… reino de la probabilidad,…pero  no quiere   ser y menos que  él sea una lluvia sin suelo, un paso olvidado, en ocasiones él  así se comporta… le  hace  sentir como una criatura sin experiencia,  Recuerda que  alguien le dijo :  ¡la vida no esta en los años, sino en la intensidad llevada!, de la cual al decir verdad , ella no ha participado demasiado.

 

Ahora Sigue gritando la pasión, para naufragar en sus mares como un gran pez –muriendo lentamente, aniquilando el grito, con sus últimos minutos,  al salir vuelve a   escuchar los ecos de  legado mental:

 

  _ Una tarde de esas en las que estas ausente, que no tiene hora, ni fecha, ni soles, ni lunas: sólo nubes que se envuelven en el océano (por tu infinita frialdad)  le hacen  pensar que tiene  la capacidad de respirar bajo el agua y revivir o quedarse  sola nuevamente. Una de esas tardes que no son tardes,  ni días, ni noches; una tarde bajo el árbol de orinas nocturnas de los días comunes, recuerda que apareció un él, un alguien con rostro de buenos días,  caminando sin dudar sobre su destino,  quien brindó a nuestra  mencionada doncella un trago económico, un cóctel  de afirmaciones que rompen con  monjes y religiones, una sangre prometida y un pan que escasea en el marco de adoctrinamientos y domesticaciones de la sociedad, con la gracia de un científico, haciendo uso de la retórica de su cuerpo para comunicarse … (al fin lo hizo… Eso quiere pensar)… le reta  a soñar …, a crear,  lo que paso enseguida o durante esa noche que no fue tarde ni día ¡no nos importa¡…

 

  Ocurre desde allí que la mas ventajosa y afrodisíaca lengua vuelta origami, se desenvuelve en las fugadas pupilas de nuestros ya mencionados personajes: él ofrece  una carta que ella no sabe leer,  (o tal vez si lo hace,  desde su más anhelado deseo), esta sale como arte de magia de manera  fragmentada y  la atrapa en medio de un café… Se  inician así las dudas, la producción de conjeturas, abducciones, implicaduras, en su continuo naufragio mental,  siente que se corroen los hechos narrados; para ella es perfecto pensar que cada palabra se puede omitir o resetear, para que todo continue como siempre”…sin reflejar sus propios demonios en el simple pensamiento escrito”, pero esto ya no es así.

 

Días han pasado, aquellos que no son tardes, ni noches, aquellos que  brindan agallas a ella,  a su lengua, aquellos que le proporcionan vida cuando le ofrendan palabras, generando fuertes rupturas que le hacen desear querer comunicarse.

 

.. y así … cuando en épocas de lluvia, el mar se traslade al cielo… y  juntos se vuelvan  peces,  sin  comprar paraguas, se  envolverán  en  chaquetas y se lanzaran a vivir, a sentir la lluvia que caerá  bajo sus rostros , la misma que hará suaves caricias, pero no sólo con palabras…  ( no quiero huir de ti) ¿No queremos salir? ¡Solo, sola, solos, sola…!

 

El surtidor de los sueños, ahora realidades,  le  sigue ofreciendo  a ella días, con tardes y noches que no se han olvidado, ahora  le encanta regalar  mensajes  en los nuevos océanos ausentes de agua, los textos los entrega,  pero  ya no en botellas, sino  en los charcos de temporadas invernales donde invoca al dios de las palabras,  para saber si lo encuentra en las limitaciones del cristal de esta pantalla, para ver si algún día que no sea tarde, pero sí noche _ le ve  desvanecer… ¡Hasta el amanecer! así  – le Quiere – ver.

 

… Aunque todo el tiempo del mundo se marche   con su presencia,  que cada vez le resulta  mas ajena y ausente de todas  sus   quimeras.

 

minoskav

 

 

Anuncios